21 de octubre de 2009

La Loca y la Violencia

¿Sintieron alguna vez la increíble y desquiciada necesidad de putear hasta quedar afónicos?

¿O de pegarle a alguien, cualquiera, una buena trompada para liberar tensiones?

Así fue mi día. Por suerte sólo me quedé con ganas de lo segundo.

Y por suerte, existe esta gente que sabe reflejar tan bien lo que le pasa a una.

La Loca de Mierda, una amiga de las buenas.




Y la frutillita del postre: Violencia

Publicar un comentario