5 de febrero de 2010

Diálogo con final feliz

Buenas Noches...-dijo eso y al instante contrajo el lugar a un nudo, algo insoportable- Estas hecha un espanto, linda- ese calificativo era su fuerte, aunque lo dijera junto a espanto.

Vos también, querido-

Y si. La lluvia, viste?

Ah, la lluvia. Igual ya no llueve... hace como dos horas que no llueve -me miró fijo y después miró el cielo.

Fuiste vos? -lo preguntó como si realmente algo así fuera posible.

No. Mi virtud es sacarle la ficha a los salames como vos, no parar la lluvia. Pelotudo.
Publicar un comentario