11 de febrero de 2010

Por suerte

Que seguimos acá, creciendo. Sí, cómo que no?
Aunque no guste nada de nada a veces. Se camina.
Y se camina bien.
Uno no es infeliz. Tiene penitas.
Nada más

Lo que cuesta no es mirar el cielo. Que arde tan gratamente allá arriba.
Lo que cuesta es decir te quiero y no ponerse meloso.

Por suerte está el abrazo. Y las rimas mal logradas.

Por suerte los caminos que nos llevan y las gentes que sazonan.

Por suerte las puteadas las palabras los amores -esos tantos colchones que hay que gastar-.

Por suerte.

Pintura: Manuel Cabrera
Publicar un comentario