23 de julio de 2011

Confesiones.

tengo esta extraña necesidad de confesar lo que me pasa sobre papel. o al menos esta versión del papel en pantalla. a veces tiene algo de patológico, reguste a enfermedad interesante, que podría ser hasta mortal.
en fin, me confieso: estoy enferma de la cabeza. y soy peronista. combinación explosiva si las hay.
y también soy yo. por lo general la que escribe soy yo.
y hoy. ay hoy! tengo ganas de decir algunas cosas.

como que no podría vivir sin café con leche. sin historias que me conmuevan. sin películas que hagan cry my eyes out -creo que no existe la versión en castellano de esa frase-. sin mis hermanos (los de sangre y los otros).

decir cosas como que quisiera hacerte el amor. una noche larga y entera. pero ya sabés esto. de sobra.

decir que, extrañamente, este es el primer invierno que me gusta. y que amo con locura a mis amigos. y que disfruto con alegría nauseabunda el tiempo dedicado exclusivamente a estar al reverendo pedo.

y decir también que no importa el tiempo, la mayoría de la veces. que sólo es eso, tiempo. y somos sus pasajeros. y que ahí estamos. vos, y yo, y todos.

andando. siempre.





13 de julio de 2011

Vacation.



Por primera vez en dos años y medio casi, estoy, al fin y oficialmente de VACACIONES!!!!
¡¡Pepe pe pe pepe!!
Así que permiso, me voy a tomar un vino, comer un chocolate blanco Tofi relleno de dulce de leche (the best!) y disfrutar de la vida.
¡Rock on!


Sí, sí. ¡Soy una pingüina, trabajadora del Estado, de VACACIONES! ¡Amazing!

(Lo único que pienso es qué mierda voy a hacer con tanto tiempo muerto. Pero seguro en estos días le encuentro una solución.)

8 de julio de 2011

(...)



¿cómo aceptar que todo ha muerto
y ya no hay forma de pedir perdón?
(...)

4 de julio de 2011

Tan rabiosamente.

Y todo es tan rabiosamente hermoso que a veces
no me cabe en el alma.


[Ysitenombrara, me angustiaría de bellezas]

No quiero dejar de partirme en miles de pedacitos.
De saborear el abismo.
No quiero.
Esta soy yo.
Tan rabiosamente mía.
Y acá están mis alas.

Rozame un poco, que vuelo.