4 de julio de 2011

Tan rabiosamente.

Y todo es tan rabiosamente hermoso que a veces
no me cabe en el alma.


[Ysitenombrara, me angustiaría de bellezas]

No quiero dejar de partirme en miles de pedacitos.
De saborear el abismo.
No quiero.
Esta soy yo.
Tan rabiosamente mía.
Y acá están mis alas.

Rozame un poco, que vuelo.


Publicar un comentario