6 de julio de 2013

Eso.

Pienso que esas miradas que él me da son, efectivamente, para mí.
Y las palabras que dice también son para mí.
Y algunos silencios.
Y las caricias.
Y el abrazo profundo, hermoso.



Algo tan ensordecedor como eso
Publicar un comentario