29 de agosto de 2013

Últimamente.

Últimamente no entiendo algunos silencios.
Ni las oscuridades ajenas. Ni las palabras que están demás.
Sólo sé que hay momentos donde se hace lo que se puede. Y otros momentos donde se es feliz.
Y de los primeros hay bastantes.

-quiero cantarte y que te rías, 
abrazarte el silencio tonto, 
llenarte de besos-

Últimamente dudo que sobre el tiempo. 
Y quiero alguna certeza. 
Algún indicio que diga que no nos vamos a morir mañana. Pero, claro, no hay nada de eso por ningún lado.
Más tarde me voy a reconciliar con la casualidad, lo eventual de la vida, sus complicaciones, sus hermosuras. Estoy cansada, hoy.

-quiero dormir en tu abrazo, 
que me espantes los males y los miedos, 
y que te extraño, te digo, hoy-

Últimamente me sorprende una necesidad desconocida. 
Contemplo este corazón, que pulsa desbocado algunas veces, y no lo entiendo. 
Hoy quiero darle pausa. Acariciarlo despacio, sanarlo de velocidades innecesarias. 

-quiero que estés sintiéndome,
porque te extraño, te digo, hoy- 

Publicar un comentario