20 de mayo de 2014

Buscar.

no tuve que buscar a dios en ningún lado, en lo que va del otoño
siempre me creí incapaz de sostenerlo
y no podría, además
lo infinito que no se puede ver me horroriza un poco
suspiré poco en la penumbra, también
vi mi cara en otros ojos y acá estoy
no he muerto de vergüenza, todavía
y siento este calor que me funda el día, aunque esté nublado y frío

no quiero buscar a dios, la verdad
me asusta la idea de estar alguna vez tan desolada como para necesitarlo
y porque se me escapa lo construido como infinito
por ficción
por inabarcable
por terrible

prefiero la alegría del hecho consumado
del amor que arde putea y ama, en dosis repartidas
prefiero la mano caliente que toca y reparte
los ojos que miran y ven, ven hasta adentro y adentro se quedan
prefiero el abrazo, latiendo
el cuerpo acomodado al otro cuerpo en ese acto fundamental
siempre y cada vez más
prefiero el abrazo que salva

y confirma que no estamos solos
a pesar de los abismos, el tiempo/espacio, la penumbra
y gracias a los besos, las palabras cotidianas, los otros que están, la caricia que habla
no estamos solos
aunque dios no exista.




El abrazo - Gustav Klimt


Publicar un comentario