28 de noviembre de 2014

Vestidos.

Por estos pagos, en los días de noviembre hace mucho calor. Y es hora de reencontrarse con el ventilador y la ropa fresca.

Ayer, acomodando un poco, me reencontré con mis vestidos de verano. Yo me olvido los colores que tienen durante el invierno. Pareciera que la ropa de invierno es más seria, más opaca. En cambio, la ropa de verano tiene colores, olor a pileta y tereré, brillos diferentes. Y claro, ahora tengo ganas de usar todos mis vestidos de verano, que son tan lindos.

Hoy, el mensaje de esta mañana decía: Me hacés bien. Él andaba enojado con quién sabe quién o qué cosa, molesto, embroncado. No te engranes con el mundo, le dije. Y llamame esta noche, que te extraño, también le dije. Y le hago bien, parece.

Hoy voy a andar con la sonrisa generosa.

Y mañana me voy a poner un vestido de verano para él.



one of these mornings
you're goin' to rise up singing...
Publicar un comentario