12 de diciembre de 2014

de cuajo.

hay que arrancar de cuajo la poesía de los dedos
tironearla con los dientes
lucirla sin brillos
tal como es
tibiecita
como la leche que necesitan los bebés
sanadora
como los besos dados sin esperar nada a cambio
violenta
como los 43 pibes desaparecidos
amorosa
como el sexo juguetón y compañero
hay que exhibirla desnuda
en tetas
en pelotas
sílaba por sílaba
y nombrarla con miedo
con estupor
con respeto
con burla
con sacudidas
con carcajadas
con onomatopeyas
y con silbidos
hay que extirparle la solemnidad
bullynguiarla un poco
hacerla reir
porque nada debería ser tan serio
al fin y al cabo


Y
se mueve

sin embargo

 
Publicar un comentario