10 de septiembre de 2011

Segundos.

¿cambiamos?
en el medio de esta vorágine que se convierte en tu piel ardiendo cuando te toco
y vos a mí,
en ese instante
¿dejamos de ser nosotros? ¿por un ratito al menos?

¿cuántos segundos de vida y de mundo encontraría en esos momentos que dejo de ser yo y me encuentro?
¿me encuentro?

sé que te encuentro, a vos, siempre. o te encontraré.

el resto es puro cuento porque después está el afuera.
después de esos segundos que no se pueden nombrar, que no somos nosotros, que no estamos aquí ni ahora,
sólo queda la palabra, eterna y cambiante, sí,
pero que nos nombra.


Publicar un comentario