30 de junio de 2011

Buenosaires.

ando de desparpajo en desparpajo,
a borbotones,
a carcajadas,
a grandes elípsis
o brillantes silogismos.

ando de húmedo en húmedo,
a ruedas de tren,
arriba de mi carreta nº 2, que transporta
este cuerpo a sus quehaceres diarios.

[mi preciosa líbido anda esparcida por lares que no son de los más usuales
pero ahí anda. bien, creo]

ando así día a día. pero hoy no.

hoy ando de resumen en resumen,
en cardúmenes,
he visto cardúmenes de gente, todajunta y sinsentido.

[buenosaires aglutina y apelmaza.
y también hermosea y sonroja, se cubre de lindores. se llena de historia.
una se pone linda para buenosaires, sólo porque buenosaires se abre entera para una.
y hay que beberla. y acariciarla]

ando en busca, de caricia en caricia,
un sorteo de toqueteos y palabras y manos y lunas,
mi nombre no lo digo aquí.
no sea que buenosaires se lo quiera quedar para siempre.


1 comentario:

Gégé dijo...

Uff, no hay mejor descripción que ésta, me parece. Yo dije mi nombre en voz alta, sin darme cuenta de lo que estaba haciendo. Aquí me tiene, haciendo mi vida en esta ciudad, que tanto tiene de borderline y tanto de damisela, de chica tabú.

Es cierto esto de que uno se pone lindo para esta ciudad. Yo quiero empezar a faltarle un poco el respeto, pero sigo sin animarme.


Le dejo un abrazo gigante compañera.