22 de mayo de 2006

Quizás alguien destierre algún silencio y lo circunde. Y lo paralice de metáforas. Y se convierta en verdad. En silencio silenciado por palabras y otras yerbas. Y sobreviva. A las metáforas y los rosarios. Que le sobreviva a los escritores y sus conjuros mágicos. Y sus lunas saltarinas. Y sus llantos estrellados y brillantes.
Que el silencio sea mueca divertida o desgracia maldecida. Pero que exista. Que no se desanime, que no se resista a ser visitado.
Que el silencio, tan desabrigado él de música y de ruido, sobreviva, y nos perdone.
Nati.-

3 comentarios:

melissa dijo...

tu quieres que exista el silencio, pero no te limites a que ese silencio se reprima de sus musicas porke es imposible, razon alguna es que el silencio solo baila gracias a esas musicas...........

Anónimo dijo...

Pero si dejamos al silencio morir, como tanto ocurre en estos tiempos calamitosos y ruidosos (no precisamente de musicas silenciosas) estamos suicidandonos el simple derecho de callar cosas que a veces no queremos decir.
Un gusto.
Nati.-

MELISSA dijo...

SOLO DIGO QUE EL SILENCIO ES MÚSICA Y QUE LA MÚSICA ES PARTE DE NUESTROS POROS PERO ESO NO SIGNIFICA QUE TENGAMOS QUE VIVIR DEL SILENCIO, PERO CONOCEMOS EL SILENCIO PORQUE OÍMOS EL SONIDO.