7 de junio de 2006

El talismán fagocita nubarrones varios y se resiste a la asquerosa y urbana humedad (peligrosa incluso en estos tiempos). Las pupilas que se dilatan corren locas por el suelo, buscando motivos para babear sobre el asfalto impunemente. Un día de humedad como cualquier otro, calavérico, imsomne, gentilmente regalado. Climáticamente fatídico y hermoso... una ganga, una ofertita incluso en estos tiempos.
Sibila meteorológica

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Donde la compras?...porque se ve que es muy buena!!!! Segui asi, cuidado cuando aterrices... Barney Gomez

Mariana dijo...

"Algunas veces vuelo y otras veces, me arrastro demasiado al ras del suelo. Algunas madrugadas me desvelo y ando como un gato en celo, patrullando la ciudad (...)
Algunas veces vivo y otras veces, la vida se me va con lo que escribo(...)
Algunas veces suelo recostar mi cabeza en el hombro de la luna, y le hablo de esa amante inoportuna, que se llama SOLEDAD"
(Joaquinito)

Negra, qué lindo pintaste la humedad!! por esos garabatos y por otros mas... te mando un beso

Anónimo dijo...

Hola Barney!!!!
Un gusto conocerte aunque tu nombre me remite a unas viejas joditas de mi querido "pueblito".En fin no importa, gracias por la dedicatoria un poco prejuiciosa, pero me gusta igual, a propósito me inspire en vos en parte para escribir lo último, y en parte en otra amorfa sobra...
Un abrazo
Sibila