10 de diciembre de 2011

Luna y río.

tendremos que ser infinitos
vos y yo
oscurecer de cielo y flores
convertirnos en seres antiguos
para poder decir que conocemos la luna
y todos sus costados

para que todos crean
de una vez por todas
que más allá del río,
de la paciencia infinita de su dulzura,
de la luna que canta, embarazada de noche,
no hay nada más que penumbras
y soledades.

celebremos, entonces, que todavía hay agua
y una luna que nos inspira.


3 comentarios:

Jimena dijo...

Me encantó, por más lunas! Salud!
Besoss

Jose Luis (un gato en el tejado) dijo...

bello... profundo... a veces la necesidad de elogiar algo conspira contra el elogio cuando las palabras son superadas por la sensacion de haberlo leido...
espero el libro repleto de esas poesias..
gracias por eso...

cris dijo...

hoy es siempre todavía, brindemos por el río, el mar, los faros solidarios, los comienzos de los días buenos que arrancan en las noches de luna y pena, brindemos hasta la última gota, hasta el último maní del plato, hasta deshojar el último cansancio.