25 de mayo de 2012

Abismo.

Encandecen tus ojos.
La verdad no sé si se dice así,
pero me arden.


Como si quisiera arrancarte
los huesos
y mirarte.


Como si pudieras
abrirme las cenizas
hasta nunca
y mirarme.


No sé si confesarlo,
pero quisiera que me descubras
contemplando tu espalda, 
ardiéndote
-al borde de ese abismo que me mira, y es tu boca-.

Quisiera que me enseñes
a cargar con tus ojos.
Que te veas,
y me abras de vos
hasta los huesos.



M. C. Escher.
Publicar un comentario