28 de abril de 2012

Aburrido.


No existen razones cuando duelen los ovarios.
Duelen. Y punto.
La vida sigue.

Hoy, que duelen tanto, quisiera verte Ricardito,
                                                           -porque encima te llamás Ricarrrdo-
Y destriparte de tus tan terribles canciones. 

Maldito mísero machista monótono mediocre.

Y aburrido.
Publicar un comentario